Amor y matices,Soltar

Canturreo

Me paro bajo el sol
después de un año de lluvia
el viento ya no corta los dedos
se estira para recomponer
un cuerpo que canta
en un idioma nuevo.

Saltan chispas de nostalgia
hacia atrás y hacia adelante
me siento en el pasto
quieta
en silencio
con su pelo gris
entre las manos.

Construyo un rostro
con dos ojos cafés
que me miran
a pocos metros de distancia
él sonríe con lengüetazos suaves
y entiendo que no está ensayado
le mojo la nariz
para que no pierda su esencia.

Alargo su cuello
para que huela
para que no olvide el olor del asfalto
para que olfatee los bordes de los charcos
para que con su hocico me tantee las piernas
me huela
y se le vaya el miedo.

Olvido que la piel es un límite
doblo su lomo casi de golpe
y comienza a lamer
mis dedos mis flancos
sin dejar de acercar su cabeza
dos triángulos
se mezclan con el calor de mi cuerpo.

Como dar vuelta al dolor
y dibujar su nombre con flores
frota mi cara con la suya
bajamos los párpados
extendemos los brazos
ya no lloro
recordamos y cantamos:

ya terminó, ya terminó
podemos respirar
los cristales rotos
podemos apretar
había miedo, sí
había un miedo blando
pero ya terminó
la furia, la furia
ya terminó
sólo queda amar u ocultarse
amar u ocultarse
y te vamos a amar
te vamos a amar
porque ya terminó.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *