Auto descubrimiento

No he aprendido a amar

No me importa mostrarme débil de vez en cuando, la realidad es que nunca he sido fuerte. No sé jugar ni cantar, soy la que se golpea el dedo chiquito del pie y se tropieza más veces de las que avanza.

Algunos dicen que no amo, que quiero a medias y que desato ilusiones. ¿Qué les debo contestar? No he aprendido a amar.

Yo no amo mientras dure o mientras pueda, no abrazo vasos medio llenos, no forjo dudas ni corto alas. No amo con mentiras ni empujo los reproches.

Amo con la mano en el pecho, con los dedos, con las palabras, con mi risa, con mis sueños y mi voz. Amo desde la sangre y sin heridas, amo con besos y nostalgia. Yo amo con la mirada clara y los ojos abiertos, amo los vuelos y los retrasos. Amo, aunque preguntes y dudes y corras.

Amo cuando me aman y, si no me aman, también. No me importa; no sé amar de otra manera, no he aprendido a amar.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *