Desamor y fracturas

Agujero negro

Hay un agujero negro que siempre pregunta por ti, reconozco su esencia cuando lo veo, cuando deslizo las cortinas y de nuevo estás ahí, abrazándome, sin explicaciones. •

He llegado hasta aquí de manera habitual, porque aún no logro aceptar que eres perfectamente capaz de hacerme daño. Voy y vengo sólo para jugar a la suerte y ver si esta vez puedo encontrarte y, quizá, todo sea diferente. •

Huyo de ti porque no tienes remedio y, aunque mi alma te rastrea, tú nunca has sabido quedarte. Seguiré intentando perderte de vista; me resguardaré en ese verso donde sé que no estás, que no me alcanzas. Te soñaré tanto que, con un poco de fatalidad, me hartaré de ti. Bailaremos juntos canciones inventadas y conservarás mis miedos muy cerca de tus piernas como una simple estrategia de contra ataque. •

Yo no sé qué más puedo hacer por ti, si ni siquiera entiendo por qué te empeñas tanto en volver, en dar la vuelta y levantar la vista, para luego agachar la cabeza y perder mi brújula, mi tiempo, mi norte. Llevo mucho tiempo intentando nadar contracorriente, tratando de no arrepentirme de haberme enamorado de la persona equivocada, pero la realidad es que, en el mejor de los casos, esta vez no regresaré. •

Huyo de ti porque te has encargado de triturar cada uno de mis primeros pasos y, justo cuando estoy a punto de romper cualquier barrera que me impida regresar a ti, me ves a lo lejos y cruzas los brazos. Huyo de ti porque en cada pedazo de mí que he dejado ir, siempre estás atrás como una sombra que vuelve de manera innecesaria con un ramo de flores. •

Huyo de ti porque ya no quiero convertirme en llanto y necesito, al menos, conservar la parte menos gris de ti. Huyo de ti y de ese agujero negro que está por oxidarme, fracturarme y que, tarde o temprano, terminará por quebrar cada una de las pequeñas cosas que me hacen recordar que estoy bien, que soy mía, mucho más mía. •

Huyo de ti y de mí, de esa persona que fuimos juntos y que nunca más volverá a ser. •

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *