Soltar

Abrir

Abrir las puertas,

abrir las alas.

Abrir la boca

y los ojos,

las heridas

y las ventanas.

Dejar que pase

-que todo pase-

la tormenta,

la hecatombe,

los derrumbes

y temblores.

Sentir mucho,

vivir con calma,

hacer las paces

con las cicatrices

de la espalda.

Dejar que entre

-que todo entre-

que permanezca,

que construya

o destruya,

que ilumine,

que oscurezca.

Dejar que suceda,

que entre o salga

la primavera.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *